El calentamiento en Cross Training

Todo aquel que ha practicado cross training y, en general, cualquier actividad física, sabe que la clase no sólo incluye el WOD diario sino que comienza con un calentamiento y termina con unos estiramientos.

El calentamiento en Crossfit

Una de las diferencias que tiene el cuerpo humano con el de los animales en general es que estos son capaces de realizar un esfuerzo muscular de máximo nivel partiendo desde descanso. Una gacela puede estar paciendo tranquilamente y, ante la amenaza de un predador, saltar y correr para huir de la amenaza obteniendo un óptimo rendimiento muscular desde el primer movimiento. El ser humano, por contra, necesita de un previo calentamiento que active la circulación y prepare las articulaciones para el posterior esfuerzo. Este calentamiento previo toma mayor importancia cuanto mayor va a ser la actividad a realizar y el cross training, como ya sabemos, es una práctica de alta intensidad, por lo que su fase de calentamiento debe ser eficaz y concienzuda.

  Podemos dividir el calentamiento en dos fases:

Calentamiento general: En esta fase realizaremos una serie de ejercicios que permitan la entrada en calor del cuerpo. Esta fase debería incluir los siguientes tipos de ejercicios:

Ejercicios de calentamiento cardiovascular como la carrera continua que producen una activación del flujo sanguíneo.

Ejercicios de movilidad articular como flexiones y extensiones de codos, rodillas, muñecas, etc que preparan las articulaciones para el posterior trabajo.

Ejercicios de coordinación general como la comba o el paso de cangrejo que activen nuestro sistema locomotor.

Y ejercicios de estiramiento intentando que incluyan todo el cuerpo y que prepararán nuestros músculos para el esfuerzo ademmás de prevenir las lesiones.

Calentamiento específico: En esta segunda fase realizaremos ejercicios enfocados a preparar el cuerpo para la actividad que vamos a realizar posteriormente. Estos ejercicios deberán ir aumentando progresivamente de intensidad pero sin llegar a cansarnos. El objetivo es terminar de activar el sistema nervioso central, llegar con un nivel de pulsaciones adecuado al WOD y obtener una situación óptima de los músculos que vamos a trabajar a continuación.

Una vez realizado el calentamiento ya podemos atacar el WOD con más confianza en el rendimiento de nuestros músculos y en su respuesta ante el sobre-esfuerzo al que los vamos a someter, así como con una disminución importante de la probabilidad de tener lesiones.

Después de terminar nuestra tabla diaria debemos pasar por la fase de vuelta a la calma o “cool down” seguido de una tanda de estiramientos, pero este es un tema que trataremos en otra entrada del blog.

TIENDA CROSS TRAINING